El veganismo es una filosofía que se basa en el respeto a todos los seres sintientes. Un vegano busca excluir todas las formas de explotación y crueldad hacia los animales, ya sea para alimentación, vestimenta, entretenimiento o cualquier otro uso. De esta manera, un vegano es aquel que se abstiene de consumir o usar alimentos y productos de origen animal incluyendo la carne, los lácteos, los huevos, la seda, la miel, la lana y el cuero, algunos cosméticos y jabones, etc. Los veganos están en contra de la experimentación animal, así que únicamente compran productos que no hayan sido probados en animales.

Este estilo de vida no solo se trata de lo que vistes o comes, sino también de las causas o eventos que apoyas y los que no. Los veganos están a favor de la liberación animal, por lo que no apoyan a los circos, zoológicos, tiendas de animales o cualquier otra forma de explotación animal. En cuanto a la esterilización de los animales de compañía, los veganos consideran este procedimiento como una solución a la sobrepoblación de animales callejeros, quienes en su mayoría sufren de maltrato y hambre.

¿Se puede ser parcialmente vegano?

Posiblemente hayas escuchado a algunas personas indicar que son veganas (o X% veganas o algún otro concepto similar), pero que consumen miel o algún otro tipo de producto animal. En algunos casos (por ejemplo, el de la gelatina u otros ingredientes donde la procedencia no es tan obvia) puede ser que la persona no conozca el origen de aquello que está consumiendo y al ser consciente de su procedencia dejará de consumirlo o dejará de llamarse vegano. Sin embargo, todos aquellos que consciente y reiteradamente consumen algún tipo de producto animal, no pueden ser considerados veganos, pero podrían caer en alguna de las siguientes clasificaciones:

- Ovo-lácteo-vegetarianos: Las personas que siguen esta dieta evitan la carne, sin embargo ingieren productos como huevos y/o lácteos.
- Vegetarianos estrictos: No ingieren productos animales, sin embargo consumen productos elaborados con animales como bolsas o zapatos de piel, abrigos de lana, etc.

También existen otras clasificaciones que excluyen todos los alimentos de origen animal. Éstas son las 2 más comunes:

- Crudiveganos: Consumen la mayoría de sus alimentos en crudo y sin procesar; generalmente ingieren frutas y verduras de origen orgánico y su principal propósito es preservar los nutrientes en los alimentos.
- Frutarianos: Consumen únicamente frutos y semillas.

¿Vegano por cuestiones de salud?

Vegano por salud, ¿es posible?
La dieta basada en plantas ayuda a mejorar la salud

Este es un tema que se ha puesto muy de moda ahora con todos los influencers de Youtube, Instagram y demás que promueven una alimentación «basada en plantas», más natural (o incluso cruda) y que incluye alimentos integrales en lugar de refinados.

En lo personal, a menos que sean personas que realmente tienen una formación profesional respecto a nutrición, no suelo seguir a aquellos que únicamente promueven el veganismo como una forma de alimentación, ya que partiendo desde la definición básica del mismo establecida en los años 40, el veganismo no es solo lo que te metes a la boca.

Sin embargo, no puedo negar que gracias a muchas celebridades e influencers, el veganismo está creciendo exponencialmente y más y más personas estén eliminando los productos de origen animal no solo de sus platos sino también de otras áreas de su vida.

Y no es que una alimentación basada en plantas no ayude a mejorar la salud, de hecho, en un comunicado de prensa de la OMS (Organización Mundial de la Salud, 2015), ésta colocó a las carnes procesadas en el nivel 1 de riesgo de cáncer. Este nivel es el mismo que aquel donde se encuentran el tabaco, el alcohol, el arsénico y el asbesto. La carne roja se encuentra en el nivel 2A, junto con el glifosato. La conclusión de los expertos de la Agencia de Investigaciones sobre el Cáncer, después de analizar un total de 800 estudios, fue que, por cada 50 gramos de carne procesada consumida al día, el riesgo de padecer cáncer colorrectal aumentaba en un 18%[1].

Aunque el veganismo, por definición, no se enfoca ni en la salud ni en la nutrición de las personas, hay testimonios que indican que dejar de consumir productos de origen animal tiene beneficios para la salud (siempre y cuando no te vuelvas «vegetharino» y comas pura pasta). Basta entrar a uno de los miles de grupos de Facebook, como el de Fork Over Knives, para ver los resultados fenomenales de algunas personas que están cambiando su forma de alimentarse con éxito.

Muchas personas consideran que una alimentación a base de plantas es restrictiva, sin embargo, eso podría ser un reflejo de los hábitos alimenticios actuales. Generalmente, una familia con una alimentación «tradicional» consume un solo tipo de leche, la carne de tres tipos de animales y un número limitado de frutas y verduras. Una persona que se alimenta con productos vegetales descubre un nuevo mundo de sabores y texturas que no conocía anteriormente. Los vegetarianos estrictos o los veganos consumen leche de arroz, de soya, de almendra, de coco, de girasol, de anacardo, avena y muchas otras más; preparan alimentos con cereales y legumbres que la mayoría de la población no consume y que son mucho más saludables.

Como conclusión de esta sección, considero que, aunque el veganismo engloba más que solo dejar de comer animales, para muchas personas la búsqueda de la salud es quizá el primer contacto con una vida libre de productos de origen animal. Espero que este primer contacto sea como un punto de partida que siembre curiosidad y las lleve a investigar más y, eventualmente, darse cuenta que no es necesario explotar a otros (en este caso, los animales no-humanos) para tener una vida plena.

En mi opinión, no hay nada más satisfactorio que vivir conscientemente, sabiendo que estás tratando de causar el menor sufrimiento posible.

¿Vegano por el medioambiente?

Vegano por el medioambiente, ¿es posible?
Una dieta basada en plantas puede reducir los efectos del calentamiento global

De igual manera, aunque la definición del veganismo en ninguna parte incluye al medioambiente, existen muchas personas que han dejado de consumir productos de origen animal debido a los estragos que su consumo causa al planeta.

Según estudios publicados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación en 2006, la ganadería contamina más el aire que respiramos que el transporte[2].

De acuerdo con la ONU, el mundo solo tendrá el 60% del agua que necesita para cubrir las necesidades humanas para 2030 si no se realizan cambios significativos en la política mundial[3]. Prácticamente, nos quedan como máximo 11 años para revertir los efectos que ha tenido la ganadería sobre el planeta; de lo contrario, esto podría tener consecuencias catastróficas para la vida en el planeta.

Problemas de abastecimiento de agua
Una dieta basada en plantas puede ser la solución a la crisis del agua

Ya desde hace muchos años existe la noción de que no se puede ser un activista por el medioambiente si se consumen productos animales (o, al menos, los veganos tenemos esa noción) y ahora la ciencia nos da la razón.

El SIWI (Stockholm International Water Institute) menciona en su campaña Best Water Ideas que la mejor alternativa para remediar la crisis de agua a la que nos estamos enfrentando, es adoptar una alimentación basada al 100% en plantas [4].

Además, basta decir que al no estar alimentando a tantos animales para consumo humano, la tala desmedida de árboles disminuirá considerablemente, al igual que la cantidad de pesticidas y herbicidas usados. Esto se traducirá en una menor pérdida de hábitats naturales para animales silvestres y una menor cantidad de metano y óxido nítrico en la atmósfera [5].

Por último, si las personas basan su alimentación únicamente en plantas, tendríamos suficiente cantidad de alimentos para terminar con la hambre en el mundo (siempre y cuando, se realicen importantes reformas a las leyes que regulan la producción de alimentos, haciendo que sea ilegal tirar alimentos en perfecto estado únicamente para mantener o alzar los precios del mercado). Esto ya es material para otro artículo, más bien enfocado en el veganismo interseccional y cómo la lucha por los derechos animales puede, indirectamente, ayudar a otras causas.

Y tú, ¿eres vegano, vegetariano o estás en el proceso? ¿Qué dificultades has encontrado en el camino? ¿Qué es lo que te motiva? ¡Cuéntame en los comentarios!